Casas andaluzas fachadas

Casas andaluzas fachadas

Ver más

Podemos hablar, sobre todo en determinadas épocas, de un estilo artístico típico que es el andaluz; siendo su característica más importante un eclecticismo basado en la gran capacidad de absorción, transformación y síntesis de su pueblo, que ha ganado con el paso de las oleadas de invasores. Así, junto a una cierta mentalidad étnica, diversas corrientes artísticas, llegadas de Occidente u Oriente, se han transformado en el crisol andaluz y han adquirido un carácter particular, en el que el contraste entre la exaltación de las formas decorativas y la simplicidad estructural es su principal característica.
Desde la Edad Media hasta nuestros días, la arquitectura andaluza ha pasado por momentos clave en los que su escuela ha sido cuna de civilizaciones y estructuras en las que los factores que la hacen idónea para los edificios religiosos son igualmente válidos para los seculares. Así, los arcos califales que podemos ver en la Mezquita de Córdoba forman parte de las casas y palacios de la época, y las ventanas que llenan las torres y mezquitas también se construyen en casas y portales.

Arquitectura morisca

La arquitectura española se refiere a la arquitectura de cualquier zona de la actual España, y de arquitectos españoles en todo el mundo. El término incluye los edificios construidos dentro de las actuales fronteras de España antes de su existencia como nación, cuando la tierra se llamaba Iberia, Hispania, o estaba dividida entre varios reinos cristianos y musulmanes. La arquitectura española presenta una gran diversidad histórica y geográfica, dependiendo del periodo histórico[1], y se desarrolló de forma similar a otros estilos arquitectónicos del Mediterráneo y del norte de Europa, aunque algunas construcciones españolas son únicas.
El verdadero desarrollo se produjo con la llegada de los romanos, que dejaron en Hispania algunos de sus monumentos más destacados. La llegada de los visigodos supuso un profundo declive en las técnicas de construcción que tuvo su paralelo en el resto del antiguo Imperio Romano. La conquista musulmana en el año 711 supuso un cambio radical y durante los ocho siglos siguientes se produjeron grandes avances en la cultura, incluida la arquitectura. Por ejemplo, Córdoba se consolidó como la capital cultural de su tiempo bajo la dinastía omeya. Simultáneamente, reinos cristianos como el de Castilla y Aragón fueron surgiendo y desarrollando estilos propios, al principio aislados en su mayoría de las influencias arquitectónicas europeas, y más tarde integrados en las corrientes románicas y góticas, alcanzando un extraordinario apogeo con numerosas muestras a lo largo de todo el territorio. El estilo mudéjar, entre los siglos XII y XVII, se caracterizó por la mezcla de influencias culturales europeas e islámicas.

Comentarios

Puede utilizar esta imagen, hasta 30 días después de su descarga (Periodo de Evaluación), únicamente para su revisión y evaluación interna (maquetas y comps) con el fin de determinar si cumple los requisitos necesarios para el uso previsto.Esta autorización no le permite hacer ningún uso en materiales o productos finales ni ponerla a disposición de terceros para su uso o distribución por ningún medio. Si al finalizar el Periodo de Evaluación no contrata una licencia de uso, deberá dejar de utilizar la imagen y destruir/borrar cualquier copia de la misma.

Arquitectura moderna andaluza

Sus antiguas e irregulares calles, los identitarios tranvías, la elegancia de algunos de sus históricos edificios, su mirada fija en el Océano Atlántico, sus melancólicos fados, su exultante y majestuoso río Tajo son algunas de las características de un pueblo que complementa
Sus antiguas e irregulares calles, los identitarios tranvías, la elegancia de algunos de sus edificios históricos, su mirada fija al Atlántico, sus melancólicos fados, el Tajo exultante y majestuoso… son algunas características de una
Frente a la fachada de los Apóstoles se ubicaba el Viejo Palacio Episcopal (hoy ocupado por el edificio histórico de Correos y la biblioteca pública), del que sólo queda la fachada y una interesante ventana de esquina frente a la casa de la Velada
Pero si se trata de eliminar ciertas inercias como la profundidad inadecuada de un bloque, la excesiva separación de usos no simultáneos o la sobreabundancia de espacio de distribución, se puede ofrecer un espacio diáfano de unos insólitos cuarenta y dos metros cuadrados, todo ello

Ir arriba
Abrir chat